El equilibrio se sitúa por encima

En los niveles inanimado, vegetativo y animado, la naturaleza es un sistema integral cuyas partes no tienen libre albedrío en la observación de sus leyes. Al hombre, sin embargo, se le da libre albedrío: Él puede actuar en armonía con la naturaleza o contra ella.

Hoy en día, debido a que el desarrollo egoísta de la civilización sigue su curso, estamos empezando a reconocer la deficiencia del enfoque egoísta, el cual nos lleva a la autodestrucción.

Nuestro ego ha crecido tanto que estamos destruyendo el sistema de equilibrio en la Tierra; paradójicamente, somos también nosotros, el más alto grado de desarrollo, quienes debemos establecer este equilibrio.

Al restablecer el equilibrio con la naturaleza, creamos las condiciones necesarias para el correcto comportamiento de todas sus otras partes. Para esto, necesitamos ser como un solo hombre, a fin de alcanzar un estado de amor y cuidado mutuo. Ésta es la razón por la que la expresión “ama a tu prójimo como a ti mismo” se encuentra en la base misma de los sistemas de valores de la humanidad. Nos damos cuenta de que para convivir en un mundo global, esta condición es necesaria, hoy más que nunca.

Ésta es la razón por la que la ciencia de la Cabalá es revelada hoy. Durante miles de años ha estado esperando su momento para presentar, a nuestra generación, la oportunidad de aumentar el grado de otorgamiento.

(24168 – De la primera parte de la lección de Cabalá del 19 de octubre 2010, Aquel que fortalece su corazón.)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *