Entradas

La Cabalá se refiere a la salud de forma muy simple, práctica y mundana. “Si tienes un espíritu sano, entonces tendrás también un cuerpo sano”. Después de todo, el cuerpo es una continuación del espíritu. Por lo tanto, esto es lo ideal.

No es fácil, porque el espíritu único, el alma única, nos conecta unos a otros. Mientras la humanidad esté en un estado de fractura, incluso el cabalista más grande, no obstante conectado al mundo entero mediante el otorgamiento y el amor, también se enfermará y sufrirá, dado que el “cuerpo común” de la humanidad es golpeado con el egoísmo.

Laitman.es

Hay un dicho famoso: “Cuerpo sano-Mente sana”. Los cabalistas creen lo contrario: “Con el espíritu saludable viene un cuerpo sano”.

Un espíritu sano es el estado en el que el hombre trabaja para otorgar en beneficio de los demás y de la humanidad.
Si pudiéramos vivir así, sentiríamos la existencia eterna, la salud absoluta y ni siquiera tendríamos idea de lo que es una enfermedad o un mal estado. El hombre estaría sano todo el tiempo, porque las enfermedades son consecuencia de pensamientos sobre uno mismo.

Inmediatamente surge una pregunta: “Entonces, ¿por qué se enferman los cabalistas?”. El hecho es que mientras la humanidad aún no se haya corregido, la gente se enferma por otros. Los cabalistas también están incluidos en la humanidad y, naturalmente, se enferman junto con todos.
Sin embargo, al acercarnos a la corrección, nos enfermaremos menos y viviremos más tiempo, hasta la transición a un estado en el que la sensación de vida será reemplazada por la sensación de inmortalidad y de una existencia sana.
(lección de Cabalá en ruso 12/ago/17)